The Bad Seed hará que mis partidas a Dead Cells sean más variadas, pero no es motivo suficiente para volver a él

The Bad Seed hará que mis partidas a Dead Cells sean más variadas, pero no es motivo suficiente para volver a él

Motion Twin, los creadores originales de Dead Cells, son un estudio muy particular. No se trata de una empresa gobernada por una rígida jerarquía de posiciones, sino de una cooperativa en la que todos sus miembros tienen la misma voz y el mismo sueldo.

El éxito de su genial roguevania, como ellos lo llaman, ha demostrado que este modelo de desarrollo es sostenible e incluso deseable. Sin embargo, hace unos meses decidieron desligarse del juego para dedicar su tiempo y sus recursos a un nuevo proyecto.

En Vida Extra

Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar las mazmorras: el resurgir del Roguelike

Viendo lo increíblemente bien que había funcionado Dead Cells, así como la enorme demanda de contenido extra por parte de los usuarios, estaba claro que no podían dejarlo morir así como así. Por ello, el juego pasó a las manos de Evil Empire, un nuevo estudio formado por exdesarrolladores de Motion Twin. La diferencia, eso sí, es crucial: Evil Empire no es una cooperativa, sino una compañía de jefes y empleados. De ahí ha surgido la iniciativa de romper la racha de contenido gratuito y lanzar el primer DLC de pago: The Bad Seed.

«file»:»https://webediaespana.video.content-hub.app/default/video/5c/81/92/5e42cf3b3bef077906/default-progressive-adaptive.m3u8″,»image»:»https://img.youtube.com/vi/MqlDDiEL6tE/maxresdefault.jpg»

El objetivo es que el juego está creciendo hasta convertirse en algo mucho mayor de lo que sus creadores plantearon en un principio. En parte, está en su propia naturaleza. Nació como un Acceso Anticipado que no paraba de actualizarse y recibir añadidos, así que es lógico que siga así incluso después de la versión 1.0. Hasta ahora le había ido bien simplemente con esos parches y DLCs gratuitos, ¿merece la pena entonces el precio que cuesta The Bad Seed para mantenerle el soporte vital?

Unos primeros compases más moviditos

La respuesta corta es sí. La respuesta larga es que, bueno, mejor vayamos por partes. El primer DLC de pago de Dead Cells cuesta 4,99 euros e incluye dos nuevas zonas, así como más enemigos, armas, habilidades, y un espectacular jefe final. Lo interesante es que no está planteado como un nuevo reto para quienes ya tengan dominado el juego al máximo, sino como una nueva forma de aportar variedad al Early Game.

A la primera de las nuevas áreas se puede acceder desde el principio de la partida. Ya no solo se nos presenta la opción de ir al Paseo de los Condenados o a las Alcantarillas Tóxicas, sino también al precioso Invernadero en Ruinas. Desde este también podemos entrar a una variedad de zonas, entre ellas la otra que viene con el DLC, llamada La Ciénaga de los Desterrados. Luego toca ir al Nido a enfrentarnos al nuevo jefe final, que sustituye al clásico Conserje en el recorrido.

dead cells the bad seed

Con este enfoque quieren aportarnos más posibilidades a la hora de planear nuestras rutas, pero lo cierto es que las nuevas áreas son más complejas que aquellas a las que sustituyen. Se notan unas ideas de diseño más maduras y que tratan de ofrecer una experiencia muy diferente a lo habitual, y es por eso que me han chocado un poco que sean zonas iniciales. Los espacios son bastante menos lineales, nos dejan explorar con más libertad, y los nuevos enemigos están bastante trabajados.

En Vida Extra

El futuro de los Castlevania no viene de Konami

Es especialmente evidente en la Garrapata Madre, el jefe que se añade en The Bad Seed. Aunque está estructurado para que sea el primero al que nos enfrentemos, el combate contra la Garrapata es variado, intenso y climático como pocos en Dead Cells. Podría pasar perfectamente por un nuevo jefe para el End Game si tuviera más vida e hiciera más daño, pero su presencia en el Early Game casi hace que el Conserje pierda toda su razón de ser.

Los jugadores más avezados que quieran darle un nuevo sabor a sus partidas más allá de estas dos zonas disfrutarán de la nueva selección de armas. Es de lo que más me ha gustado del DLC, ya que no solo incorporan diversas mecánicas que hacen que el repetitivo acto de matar un enemigo tras otro sea más estimulante, sino que también podemos ponerlas en práctica durante los compases finales de cada partida.

«file»:»https://webediaespana.video.content-hub.app/default/video/41/47/33/5e33082d4bd22f7e79/default-progressive-adaptive.m3u8″,»image»:»https://img.youtube.com/vi/mdNovVWIPt0/maxresdefault.jpg»

Mi favorita es Ritmo y Bozuki, un laúd que nos insta a encadenar combos pulsando el botón de ataque con cierto ritmo, por aquello de ser un instrumento musical. También destacan el Chico Seta, al que podemos invocar para que luche por nosotros, y la Guadaña que conseguimos por matar a la Garrapata Madre, primera arma a dos manos de Dead Cells. De hecho, esta última está bastante chetada, así que si os resultaba difícil pasaros el juego con una o varias Células de Jefe, este DLC podrá solucionaros un poco las cosas.

Pocas razones para volver a engancharse, pero al menos es barato

Como digo, las nuevas armas y habilidades son la mejor parte porque, al final, es lo que realmente determina que nuestras partidas sean más diferentes entre sí, lo que nos insta a adoptar otros estilos de juego. Las zonas y el jefe final están muy bien, pero no tienen mucho que decir después de haberlas superado dos o tres veces.

Se acaban fundiendo con el resto de áreas para servir de paso hasta que lleguemos a los últimos tramos del recorrido. Niveles que recorremos con el piloto automático porque ya sabemos perfectamente lo que vamos a encontrar, por mucho que estén generados aleatoriamente.

dead cells the bad seed

Aunque están muy bien hechos y se agradece la variedad, no veo demasiados motivos para que a los usuarios que ya se habían cansado de Dead Cells les apetezca volver. Lo único que permite seguir exprimiendo el juego un poco más son los nuevos desbloqueables.

Con todo, es un DLC muy barato. No se le puede objetar demasiado por ese precio. Si costara 10 euros, o incluso 15, la cosa sería mucho más grave. Por eso, volviendo a la pregunta de si merece la pena este DLC, la respuesta corta sería sí. La respuesta larga sería que sí, pero Evil Empire va a necesitar bastante más que esto si quiere que su base de jugadores siga volviendo a Dead Cells durante mucho tiempo.

Cuando lo anunciaron, dijeron que utilizarían el dinero ganado con The Bad Seed para poder seguir desarrollando nuevo contenido para el juego. Es decir, que quien quiera apoyar Dead Cells y sus sucesivas actualizaciones, puede hacerlo comprando esto y llevándose de paso un par de fases, armas y un jefe final. Visto de esa forma es más comprensible, pero para ser el primer DLC de pago sabe a poco, a decir verdad. Habrá que esperar a ver de qué manera nos pueden sorprender en el futuro.


(function() ;
var headElement = document.getElementsByTagName(‘head’)[0];
if (_JS_MODULES.instagram)
var instagramScript = document.createElement(‘script’);
instagramScript.src = ‘https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js’;
instagramScript.async = true;
instagramScript.defer = true;
headElement.appendChild(instagramScript);

)();


La noticia

The Bad Seed hará que mis partidas a Dead Cells sean más variadas, pero no es motivo suficiente para volver a él

fue publicada originalmente en

Vida Extra

por
Jonathan León

.